Unikahifu

La tecnología de ultrasonidos focalizados de alta intensidad HIFU es el instrumento más avanzado en aplicaciones estéticas para la lucha contra el envejecimiento de la piel, tensado cutáneo, celulitis y reducción de la circunferencia siendo al mismo tiempo el tratamiento no quirúrgico de la flacidez corporal y facial mediante la focalización selectiva de la energía ultrasónica.
El equipo HIFU concentra la tecnología de ultrasonidos en alta energía consiguiendo penetrar en las capas más profundas del tejido conjuntivo sin lastimar el tejido colindante de la zona tratada siendo el único equipo que elimina de forma natural la grasa subcutánea y la intra-abdominal.
HIFU, High Intensity Focused Ultrasound (Sistema de Radiofrecuencia de Alta Intensidad), promueve una reacción térmica del tejido de la piel en el área enfocada, dañando el tejido conjuntivo que cuando se regenera eleva la producción de colágeno de la piel restaurando su firmeza.
Envejecimiento y aspereza de la piel
Reconstrucción del contorno facial
Elevación de la piel del contorno de los ojos y cejas
Reducción de los poros dilatados
Reconstrucción de las arrugas, languidez del cuello y escote

Homologaciones

Técnica y Rendimiento del tratamiento

Niveles de Profundidad del Tratamiento

Comparativa con otros tratamientos.

Tiempo de trabajo
El procedimiento con HIFU puede durar desde 30 minutos hasta 90 minutos como máximo, dependiendo del área a tratar.
Diez veces más rápido que otros tratamientos completos anticelulíticos.
Costes

Al ser un tratamiento más rápido e efectivo que otros reducimos los costos en un 90% que en otros tratamientos de cavitación.
EJ: 10 Sesiones de cavitación igual a una sesión de HIFU

Seguridad
A diferencia de los sistemas de cavitación, HIFU converge la energía en profundidad de forma selectiva (del mismo modo que actúa una lupa con los rayos solares), preservando intactos las capas de la piel más superficiales. Es por ello que esta tecnología es extremadamente segura; HIFU se puede aplicar en cualquier fototipo sin riesgo de lesiones en la piel, permitiendo su uso en cualquier época del año.

 

Fácil Manejo
Desmaquillar y dejar la piel libre de impurezas.
Realizar un peeling físico ó químico suave, no podremos realizar un peeling con ácido glicólico y si por ejemplo un tratamiento con ácido mandélico o peelings tradicionales de sal.
Tapar el nacimiento del pelo con un gorro y las cejas para evitar cualquier contacto con el tratamiento.
Tapar con un lápiz blanco pecas y lunares
Poner el gel conductor en la zona a tartar
Comenzamos el test cutáneo sin sobreponer disparos, observando la reacción de la piel y siguiendo protocolo de actuación de cada zona.
1º disparo: Comenzamos el tratamiento sin apretar el manípulo. Observamos la reacción de la piel.
2º disparo: Repetimos el tratamiento después de observar la piel. (Sin apretar el manípulo)
3º disparo, apretamos el manípulo y marcamos la arruga o surcos más notables.
Retiramos el gel conductor. Limpiamos la zona tratada. Aplicamos una compresa de frío, mascarilla calmante ó gel regenerante más una crema final con pantalla total
Rendimiento
Se realizan en todo el rostro y cuello entre 300 y 500 disparos. Cada uno de ellos hace una línea de hasta 10 puntos de coagulación. Dichos puntos retraen y tensan el tejido conjuntivo de forma inmediata y a largo plazo reorganizan las fibras de colágeno, aumentan la producción de esta proteína y combaten el descolgamiento de la piel desde las capas más profundas.
Cada cabezal tiene una durabilidad de 5.000 disparos.
5 Cabezales:
1,5 mm Facial
3 mm Facial
4,5 mm Facial y Corporal
8 mm Corporal
13 mm Corporal
Resultados
Nada más finalizar la sesión el paciente, ya sea hombre o mujer, nota un 20% del resultado global del tratamiento. Es a los 3-6 meses cuando se aprecia el resultado total del tratamiento en forma de reafirmación general de las zonas tratadas gracias al aumento del colágeno y la elastina a nivel de la dermis.